democraciaAbierta: Opinion

Mientras arden los archivos cinematográficos, dos jóvenes negras hacen que Brasil recupere la autoestima

Un incendio destruyó otra vez valioso patrimonio brasileño abandonado por Bolsonaro, pero dos jóvenes afrobrasileñas ganaron medallas en Tokio y cautivaron el corazón del país entero

Danica Jorden
4 agosto 2021, 7.29pm
Captura de pantalla del video viral de Rayssa Leal , campeona olímpica por Brasil.
|
Rayssa Leal Instagram

Una periodista, Mônica Bergamo, lo calificó de "tragedia anunciada". Otra, Cristina Serra, dijo que era "una metáfora de Brasil bajo Bolsonaro, asfixiado por una nube negra tóxica de ceniza".

Alrededor de las 6 de la tarde del pasado jueves 29 de julio, los almacenes del museo del cine de Brasil, la Cinemateca Brasileira, en Sao Paolo, se incendiaron y rápidamente fueron consumidos por inmensas llamas.

El edificio, de 4.000 metros cuadrados, albergaba innumerables imágenes, películas, grabaciones y documentos. El archivo contenía 250.000 bobinas de película y más de un millón de documentos, con un peso estimado de 4 toneladas de papel.

El fiscal acusó al gobierno federal de abandonar financieramente a la Cinemateca

El instituto estaba inmerso en el arduo proceso de digitalización del archivo, que se hizo más lento por la falta de financiación del gobierno federal. De hecho, hace exactamente un año, en julio de 2020, el fiscal del país acusó al gobierno federal de abandonar financieramente a la Cinemateca.

Los fondos contenían material relativo no sólo a la historia cinematográfica del país, sino también a su dictadura militar, que gobernó Brasil de 1964 a 1985 y que provocó el exilio, la tortura y la desaparición de decenas de miles de personas. La información documental que posee la Cinemateca describe el golpe de Estado de 1964, la disolución del Parlamento y el AI-5 (Acta Institucional nº 5), promulgada en 1968. La AI-5 restableció la pena de muerte, suspendió el habeas corpus y censuró la música, el cine, el teatro, la televisión y la prensa.

Un bombero en el lugar de los hechos dijo a los periodistas: "No pudimos hacer mucho porque el material es muy inflamable y combustible". Luego dijo que en el momento del incendio se estaban llevando a cabo reparaciones del aire acondicionado.

Otros dos importantísimos museos brasileños, el Museo de la Lengua Portuguesa y el Museo Nacional de Historia de Río de Janeiro, también han ardido recientemente convirtiendo en cenizas importantes partes del patrimonio brasileño.

El rostro de Brasil

Pero no todo son malas noticias en Brasil. Mientras el archivo cinematográfico ardía, al otro lado del mundo, dos jóvenes afrobrasileñas ganaron medallas en los Juegos Olímpicos de Tokio y cautivaron el corazón del país.

Rayssa Leal ganó la medalla de plata en patinaje callejero (skateboarding) femenino en los Juegos Olímpicos de verano de 2021. Esta joven de trece años procede de un barrio humilde de una de las regiones más pobres de Brasil, en Imperatriz, en el estado de Maranhão.

Rayssa no sólo es una inspiración para la gente de color en Brasil, sino también para las niñas y las jóvenes

Empezó a montar en monopatín a los 5 años y se convirtió en una sensación dos años más tarde, cuando se hizo viral un vídeo en el que se la veía practicando y realizando un salto de talón de dificultad imposible mientras lucía un vestido azul de hada. Por falta de fondos, ella y su madre viajaron en autobús durante tres días para regresar de su primera competición, a 3.000 km de distancia.

Rayssa no sólo es una inspiración para la gente de color en Brasil, donde las clases altas son abrumadoramente blancas y europeas, sino también para las niñas y las jóvenes. "Mi historia es la historia de todas las patinadoras que están rompiendo prejuicios, rompiendo barreras que dicen que el patinaje es solo para niños y hombres, y saber que estoy aquí y que puedo conseguir una medalla olímpica es muy importante para mí".

Por su parte, Rebeca Andrade también hizo historia al ganar la primera medalla de oro olímpica de Brasil en gimnasia femenina, después de haber ganado una medalla de plata a principios de la semana pasada.

Rebeca creció siendo una de ocho hijos criados por una madre soltera que trabajaba como empleada doméstica. Vivían en las pobres y densamente pobladas afueras de Guarulhos, a la sombra del aeropuerto internacional de São Paulo. Al no poder permitirse el transporte público, su madre iba a pie al trabajo mientras su hermano la llevaba a los entrenamientos en una precaria bicicleta que a menudo se averiaba.

Su ejercicio de suelo ganador, coreografiado con una mezcla basada en el éxito funk brasileño "Baile de Favela" ("Baile de las favelas"), hizo que el periodista André Silva la proclamara "el rostro de Brasil": "De origen humilde, como la mayoría de los brasileños, es el resultado de un programa estatal de iniciación al atletismo de la ciudad de Guarulhos".

"Me siento muy orgullosa de mí misma porque creo que he conseguido demostrar lo verdaderamente fuertes que son las mujeres, y es muy gratificante", dijo Rebeca durante su entrevista posterior a la medalla. También hizo que una nación, políticamente dividida y asolada por más de 550.000 muertes por Covid-19, tuviera un momento de alegría y exaltación.

En el momento que Rebeca hizo historia en Tokio, su mentora Daiane dos Santos no pudo contener las lágrimas mientras narraba los resultados como presentadora en la televisión brasileña. Abrumada por la ocasión, Daiane describe la euforia de ver a otra joven negra brasileña pobre alcanzar por fin la grandeza en los Juegos Olímpicos. "Los negros no podían practicar ningún deporte. Y hoy nuestra primera medalla vino de una joven negra".

Mientras el gobierno brasileño descuida y abandona su patrimonio histórico y cultural que acaba siendo pasto de las llamas, la gente de origen humilde inyecta un poco de autoestima a una nación agotada por la pandemia y por una gestión catastrófica que sueña con recuperar su lugar en el mundo.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData