democraciaAbierta: Opinion

Bolsonaro radicaliza tácticas fascistas de cara a las elecciones

Frente a la mayoría de encuestas que apuntan a la victoria de Lula, el presidente brasileño apuesta por la mentira deliberada, el acoso legal y la violencia verbal

Jean Wyllys
16 agosto 2022, 9.28am

Protesta contra la candidatura de Jair Bolsonaro a la presidencia en 2018. Río de Janeiro, Brasil,

|

Alamy

Acorralado por las encuestas de intención de voto que apuntan a la victoria de Luiz Inácio Lula da Silva en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del próximo 2 de Octubre, Bolsonaro y su gobierno vienen profundizando sus tácticas fascistas, que van desde la mentira deliberada hasta el acoso legal y, por supuesto, la violencia verbal.

Consciente de que perderá las elecciones, Bolsonaro y los militares de su gobierno vierten sospechas sobre el sistema electoral que ha elegido al presidente de turno durante más de 30 años, respecto del cual nunca había presentado denuncia alguna. La acusación es que las urnas electrónicas pueden estar manipuladas.

Además, Bolsonaro ha difundido en los grupos bolsonaristas de WhatsApp y Telegram, grupos que no se pueden escrutar por ser redes sociales cerradas, que si el actual presidente no gana con 70 millones de votos es porque hubo fraude. Un detalle: Bolsonaro ganó las elecciones de 2018 con 57,7 millones de votos. En otras palabras, no puede ni nunca podrá tener 70 millones de votos, especialmente en una elección en la que siempre aparece detrás de Lula.

Umberto Eco, en su ensayo 'Contra el fascismo', señala como una de las características del fascismo el llamado populismo selectivo, aquél en el que la emoción o la voluntad de un grupo selecto de personas se confunde con, o se presenta como la voz del pueblo, como la verdad absoluta. El populismo selectivo ha sido una de las armas de Bolsonaro durante esta campaña electoral. Lo que su secta cree ser la verdad se presenta como la verdad.

La voluntad de una minoría, la emoción de los miembros de una secta se presenta como la voluntad de todos, como la verdad

Como ha defendido ante sus seguidores la mentira de que las urnas electrónicas serán manipuladas, sus seguidores creen que tendrá esos 70 millones de votos, del todo inalcanzables. Lo contrario indicaría fraude electoral. La voluntad de una minoría, la emoción de los miembros de una secta – porque el bolsonarismo es una secta – se presenta como la voluntad de todos, como la verdad.

Otra de sus tácticas fascistas implica un comportamiento de Bolsonaro de larga data. Bolsonaro ganó las elecciones perpetrando discursos de odio contra las minorías: contra la comunidad LGBT, contra los negros y pobres, contra los quilombolas, contra las mujeres, contra los pueblos indígenas y contra la izquierda en general.

Bolsonaro dijo textualmente que, de ganar las elecciones de 2018, llevaría la disidencia y la oposición política al “final de la playa”, una expresión militar que se refiere al lugar donde se ejecutaba y torturaba a prisioneros políticos durante la dictadura (1964-1985). En otras palabras, Bolsonaro dijo claramente que su especialidad es matar.

Y no se trataba de ningún farol. A través de su negacionismo y políticas irresponsables, como la promoción de medicamentos ineficaces para tratar la enfermedad durante la pandemia de Covid-19, Bolsonaro contribuyó de alguna manera a la muerte de 700.000 personas. Bolsonaro también ha hecho la vista gorda o desatendido la acción criminal ante los traficantes ilegales de madera y minerría en tierras indígenas, así como ante el asesinato de líderes políticos.

Sin embargo, cuando Lula caracterizó a Bolsonaro como genocida en una entrevista reciente, Bolsonaro, quien está siendo acusado de genocidio en la Corte Penal Internacional, cometió hostigamiento legal contra el expresidente, acusando al actual favorito para ganar las elecciones de discurso de odio.

Esta es la otra característica del fascismo: la inversión de valores, la corrupción de los hechos. Quien pronuncia discursos de odio es Bolsonaro. El que hizo una campaña basada en el discurso del odio es Bolsonaro. A lo largo de cuatro años, Bolsonaro ha pronunciado discursos de odio contra los periodistas, contra la prensa en general, contra dirigentes políticos. Sin embargo, ahora invierte las cartas mediante el acoso legal, emitiendo siete citaciones al Tribunal Superior Electoral en las que acusa a Lula de incitación al odio.

Ahora que la campaña electoral ha comenzado en serio, Bolsonaro no esconde las distintas formas con las que está radicalizando sus tácticas fascistas.

****

Texto basado en la video columna "O informante" producida por democraciaAbierta. Véala completa aquí:

We've got a newsletter for everyone

Whatever you're interested in, there's a free openDemocracy newsletter for you.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData