democraciaAbierta: Opinion

Brasil: la ruina de un país conocido por sus innovadoras políticas de salud

¿Cómo fue que un país que manejó con éxito las crisis de salud del pasado, es ahora noticia por su caótico manejo de la Covid-19? La politización de la política de salud es una respuesta. English

Manuella Libardi
10 July 2020
A man specialized in pest control sprays insecticide at construction sites to prevent the spread of aedes aegypti in Rio de Janeiro, Brazil, in 2016
|
Luiz Souza/Imagespic Agency/ABACA/PA Images

La semana pasada, un brasileño de 36 años convirtió en la primera persona en experimentar, posiblemente, una remisión del VIH a largo plazo, anunciaron investigadores de la Universidad Federal de São Paulo.

Este es el tipo de noticias de salud que se ajusta al lugar de larga data de Brasil cerca de la cima de la investigación científica en el mundo. ¿Cómo puede un país conocido por sus innovadoras políticas de salud estar en los titulares por su mal manejo de la crisis de la Covid-19, solo superado por los Estados Unidos en número de casos y muertes?

Si bien la respuesta es matizada, una de las razones es la politización de la política sanitaria y de la gobernanza, mostrando cuán rápido se puede deshacer el progreso.

Desde que Brasil comenzó su proceso de redemocratización en 1985 después de más de tres décadas de gobierno militar, el país se ha enfrentado a importantes crisis de salud. Desde el brote de zika hasta la lucha de décadas contra el VIH / SIDA, al presentar estrategias fuertes y coherentes, que fueron en gran medida no partidistas.

Pero ahora, bajo el gobierno populista de Jair Bolsonaro, Brasil no solo enfrenta la crisis más dramática de su historia reciente, sino también amenazas a sus logros pasados.

El brote de zika

La enfermedad, transmitida por el mismo mosquito detrás de la fiebre del dengue, fue declarada una Emergencia de Salud Pública de Preocupación Internacional por la Organización Mundial de la Salud en 2016, después de estar vinculada a defectos de nacimiento y problemas neurológicos en bebés nacidos de madres infectadas.

Brasil rápidamente se enfrentó al desafío, desplegando 220,000 tropas y 300,000 agentes de salud en comunidades muy afectadas para educar a la población y ayudar a eliminar todos los criaderos de mosquitos. El gobierno también elaboró paquetes de beneficios sociales para familias víctimas de la enfermedad.

La ONU caracterizó las "acciones intersectoriales del gobierno brasileño contra el mosquito Aedes aegypti" y su movilización de la sociedad y el refugio de las familias "como ejemplos para el mundo".

Brasil también abrazó la investigación que ayudó al país a manejar el brote. En enero de 2016, el gobierno aprobó la liberación generalizada de mosquitos Aedes aegypti genéticamente modificados en todo el país. Estos eran mosquitos que habían sido diseñados para transmitir un gen letal a su descendencia, lo que los hacía morir antes de llegar a la edad adulta.

La estrategia se puso en marcha después de que los resultados publicados en julio de 2015 de las pruebas realizadas en la región de Juazeiro de Brasil concluyeran que las poblaciones de mosquitos se redujeron en más del 90%. El estudio sugirió que los llamados mosquitos "autolimitados" podrían usarse para combatir no solo el zika, sino también el dengue y el chikungunya, los tres prevalentes en todo Brasil y otras partes de las Américas.

Pruebas posteriores concluyeron que las muestras genéticamente modificadas han reducido las poblaciones de mosquitosen un 80% o más. Hoy, Estados Unidos planea liberar mosquitos autolimitados en Florida y otras partes del país para frenar la propagación de las enfermedades transmitidas por Aedes aegypti.

En 2017, cuando se contuvo la epidemia, las Naciones Unidas destacaron el manejo de Brasil de la crisis de salud, afirmando que "ese país proporcionó una respuesta efectiva en acciones contra la epidemia". La agencia caracterizó las "acciones intersectoriales del gobierno brasileño contra el mosquito Aedes aegypti" y su movilización de la sociedad y el refugio de las familias "como ejemplos para el mundo".

La epidemia de VIH / SIDA.

Cuando Brasil se enfrentó a un aumento de casos de VIH / SIDA en la década de 1990, el costo anual de los medicamentos para el tratamiento del SIDA a menudo excedía los US $ 10,000 por paciente.

En 1996, Brasil tomó una medida muy controvertida y se convirtió en el primer país del Sur Global en proporcionar tratamiento antirretroviral a toda la población. Esta decisión desafió directamente al Banco Mundial y otras agencias de desarrollo que desanimaron a los países en desarrollo a implementar programas de tratamiento "rentables".

Brasil continuó su lucha contra la epidemia, a menudo desafiando a las organizaciones mundiales. Una de las estrategias más efectivas del país consistió en amenazar con ignorar las patentes de los fabricantes de medicamentos para obligarlos a reducir los costos.

En 1998, el gobierno brasileño convirtió el acceso a la medicina en un derecho constitucional y, un año después, introdujo la Ley de Genéricos de 1999.

Pero en 2007, Brasil materializó sus amenazas cuando el gobierno federal tomó medidas para hacer que una versión genérica de bajo costo de un medicamento contra el SIDA que Merck & Co. se pusiera a disposición en Brasil, a pesar de la patente de la compañía farmacéutica estadounidense. El entonces presidente Luiz Inácio Lula da Silva emitió una "licencia obligatoria" para eludir la patente de la compañía sobre el medicamento contra el SIDA efavirenz. Su decisión se produjo un día después de que el gobierno brasileño rechazara la oferta de Merck de vender el medicamento con un descuento del 30%. La política brasileña de negociar con las compañías farmacéuticas sobre el costo de los antirretrovirales, y descartar abiertamente algunas patentes internacionales, le ahorró al país mil millones de dólares.

La política del país de ofrecer acceso gratuito y universal a los antirretrovirales ha ayudado a reducir la prevalencia del VIH en el país al 0.6% de la población, similar a la de los Estados Unidos. Los logros de Brasil han ganado reconocimiento internacional y se les atribuye la reducción dramática de la mortalidad y la morbilidad relacionadas con el SIDA, incluida la transmisión del VIH de madre a hijo.

Antecedentes: medicamentos genéricos

Hasta la década de 1990, el sector farmacéutico en Brasil no estaba regulado en gran medida. Debido a que las etapas finales de producción eran altamente competitivas, las empresas y laboratorios locales a menudo carecían de las capacidades de investigación y desarrollo. En este contexto, las estrategias de marketing fueron vitales en su capacidad de asegurar suficientes recursos para competir, lo que a menudo infló los precios de los medicamentos.

Esta dinámica resultó en medicamentos caros a los que la mayoría de la población carecía de acceso. En 1991, preocupado por el aumento del gasto farmacéutico y el acceso deficiente de la población a los medicamentos, el congresista federal Eduardo Jorge presentó un proyecto de ley para regular el mercado. Sugirió que se eliminaran las marcas de todos los medicamentos, argumentando que la táctica reduciría los costos de comercialización de los productos, al tiempo que reduce el precio y aumenta el acceso de la población a ellos.

El debate ganó fuerza solo dos años después, en 1993, cuando el gobierno brasileño adoptó el uso de medicamentos genéricos como política para su sector de salud y economía. Pero no fue hasta 1998 que el gobierno convirtió el acceso a la medicina en un derecho constitucional y, un año después, introdujo la Ley de Genéricos de 1999.

Un aspecto que estos logros tienen en común es que se implementaron en diferentes gobiernos, bajo diferentes liderazgos, partidos e ideologías políticas.

La decisión se produjo en medio de una serie de escándalos muy publicitados que involucraron casos de medicamentos falsificados, incluidas las píldoras anticonceptivas falsas, que llevaron a la movilización social por parte de organizaciones de pacientes, grupos de defensa y los medios de comunicación, para mejorar la seguridad y la calidad de los medicamentos.

Para 2016, los medicamentos genéricos tenían un precio, en promedio, un 40% más bajo que sus homólogos innovadores. Además, la introducción de la Ley de Genéricos de 1999 también contribuyó al crecimiento de la industria farmacéutica nacional.

Amenazas futuras

Un aspecto que estos logros tienen en común es que se implementaron en diferentes gobiernos, bajo diferentes liderazgos, partidos e ideologías políticas. Los planes y estrategias se trasladan de una administración a la siguiente, asegurando su aplicación continua y un mayor desarrollo.

La administración actual, con Bolsonaro a la cabeza, ha traído al gobierno una "agenda moral" agresiva basada en los llamados valores tradicionales y familiares. Al poner a prueba la secularidad del Estado, Bolsonaro ha politizado conceptos que demostraron ser cruciales en la lucha contra el SIDA. Algunos ejemplos incluyen reducir el acceso a la educación sexual, ignorar los problemas que afectan a las comunidades LGBTQ en su política pública y favorecer el término "abstinencia" en lugar de "reducción de daños" en sus documentos de Política Nacional de Drogas.

Como esta joven democracia aún carece de las instituciones sólidas necesarias para evitar acciones potencialmente irreparables por parte de un líder populista, politizar la atención médica en Brasil tiene el potencial de deshacer los logros logrados desde mediados de los años ochenta. En el escenario político de hoy, Brasil necesita permanecer vigilante en su separación de la ciencia y la política. De lo contrario, incluso la lucha de décadas del país contra la epidemia del VIH / SIDA podría verse en peligro.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData