democraciaAbierta: Opinion

Las consecuencias del huracán Iota a corto y largo plazo, según una de sus víctimas

democraciaAbierta habló con Ali Waked, de San Andrés, en el Caribe colombiano, que vivió el paso de Iota por las islas y que, desde su cuenta de Twitter, reportó la devastación. Este es su testimonio, no sólo sobre la tragedia, sino también sobre la situación histórica y política del archipiélago.

Juanita Rico
20 November 2020
Foto de la destrucción de providencia y de Ali Waked, sanandresano.
|
Ali Waked.

El lunes 16 en la madrugada puse un tuit reportando la situación. Escribí cualquier cosa, apagué el celular media hora. Cuando lo volví a prender, vi muchos mensajes, muchos me gusta, y por eso decidí informar a las personas lo que pasaba.

Ya se sabía que Iota podía llegar a la isla. La comunidad y los medios de comunicación comenzaron a conocer la presencia del huracán unos tres o cuatro días antes. Sin embargo, esto no es lo fundamental. Nosotros estamos en una posición geográfica que hace que siempre estemos expuestos a estos fenómenos naturales. Lo que pasó fue desafortunado, pero no es la primera ni la última vez que van a llegar estos problemas y tenemos que prepararnos.

Tanto la gobernación local como el Gobierno Nacional fueron muy negligentes con el manejo de este desastre natural. Siempre debe existir un protocolo que busque mitigar los daños y proteger la vida humana. El protocolo fue algo improvisado, de último momento. No existe algo firme, no existe estrategia para proteger la vida humana.

Somos un país que políticamente está centralizado. La realidad es que el país siempre se ha manejado desde el centro. Acá, al final del día, siempre pasa lo que se quiere en Bogotá. Ha habido necesidades históricas y sociales que se han ignorado por el alto grado de centralización. Por años se supo que podía pasar algo así, y no se creó algo para actuar cuando sucediera.

Ya no tenemos infraestructura. El Gobierno Nacional sabe que vivimos en la periferia del país y solamente se acuerda de San Andrés y Providencia en momentos de tragedia. De resto nos sentimos completamente aislados.

La llegada del huracán

En San Andrés nos tocó la parte más suave del daño. Pero Providencia está destruida. El domingo por la noche empezaron los vientos agresivos y los problemas de conectividad.

En lo corrido del lunes comenzó a colapsar la señal en todo el archipiélago hasta que en la madrugada colapsó la torre de comunicaciones en Providencia. Lo que pasaba allí eran rumores y en situaciones como ésta, cuando colapsa la señal, una de las dificultades emocionales más grandes es la incertidumbre de la situación.

Todo fue incertidumbre, pero quiero ser enfático en que tengo la buena fe de que el Gobierno nos va a ofrecer ayuda, pero estamos acostumbrados a que no lo hagan. A que nos den 15 minutos de fama por la tragedia y nada más.

Nosotros tenemos necesidades propias. Que se ignoren necesidades fundamentales de cada territorio es tremendo. Aquí está la comunidad, raizal que ha visto cómo sus derechos se ven afectados históricamente. Ni siquiera nuestras tierras son nuestras.

Durante la pandemia no recibimos turistas y nuestra economia depende, en un 90%, de eso. Acá entonces lo que vivimos es una pobreza profunda.

Entiendo que por razón de la Covid-19 no se podía recibir turistas, pero todos estos meses, de muchas formas le hemos hablado al Gobierno y nos ignoraron. El hecho de que no tengamos la facultad de gobernar nuestro territorio nos afecta porque hay problemáticas que solo los isleños podemos identificar.

iota6.jpg
Destrozos en Providencia después del pasó del huracán Iota. | Twitter Ali Waked.

El daño en infraestructura es enorme, no solo en infraestructura pública, sino en comercios. Ahora tenemos que cerrar de nuevo la isla, lo que afectará al turismo otra vez.

En el ambiente cultural de las islas, la mayoría de casas nativas del pueblo raizal están construidas con madera. Son casas centenarias que representan el esfuerzo y orgullo familiar, generaciones de trabajo, de unidad. La madera no es un material que pueda resistir una tragedia como la que vivimos esta semana. Tristemente, el daño cultural a la arquitectura de las islas, a sus sitios históricos, es tremendo. Agradecemos estar bien, pero el daño material y nuestro patrimonio histórico y cultural, va a ser casi imposible recuperarlos.

El golpe cultural para el pueblo nativo raizal es inconmensurable.

Ojalá el presidente no venga a tomarse la foto y ya

EnMKwx1W4AAjmFL.jpg
Iván Duque en medio de los destrozos del huracán en Providencia. | Twitter.

Por años el Dane ha tratado de censarnos, pero la población ilegal en la isla es numerosa. Ahora que el presidente vino, yo digo esto: por años hemos pedido ayuda a la presidencia y nunca la hemos tenido, solo vienen ahora que sucedió un desastre. Agradecemos que el presidente haya venido, pero espero que no venga solo a tomarse una foto e irse y que las ayudas que se ofrezcan al archipiélago sean permanentes, no solo mientras se calman los noticieros. Él tenía la obligación moral de venir.

Acá en Colombia el foco está en las ciudades, que definen las elecciones. Pero nosotros, territorios pequeños, no somos de su interés. Nosotros tenemos un derecho político, histórico, de tener mayor representación política. Nosotros necesitamos tener voz. Este archipiélago tiene problemáticas persistentes que por años no se han resuelto.

Durante la pandemia la pobreza aumentó. Muchas empresas cerraron y hubo despidos masivos. Nos hicieron la promesa de que nos iban a ayudar y nunca sucedió. El sentir de nosotros como isleños es el abandono total. Necesitamos asistencia real para promover el desarrollo en las islas.

Hay una frase que cae muy bien en este caso y es “el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones”. No sirve si toman fotos, si viene el presidente y si mandan ayudas, si no reconocen las dificultades históricas de la isla archipiélago y si las ayudas no permanecen. Si eso es lo que es, es fiebre que se pasa y luego todo va a volver a lo de siempre: un lugar de nadie, a su suerte.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData