democraciaAbierta: Opinion

El juego final de Bolsonaro

El riesgo de que Brasil se sumerja en violentos disturbios es todavía lejano, pero está creciendo. La democracia del país está siendo empujada al punto de ruptura. Português English

Ilona Szabo de Carvalho Robert Muggah
2 June 2020
El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, habla con periodistas en la residencia presidencial del Palacio Alvorada en Brasilia, Brasil, el viernes 22 de mayo de 2020 |
|
Andre Borges / NurPhoto / PA Images

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, se enfrenta a la amenaza más importante para su poder hasta la fecha. Con el país en vías de convertirse en el epicentro mundial de la pandemia de la Covid-19, se podrían pensar que la espiral de infecciones y muertes es lo que amenaza su presidencia. Se equivocarían. Mientras las críticas por su colosal mal manejo de la pandemia aumentan, el presidente y varios miembros de su familia podrían ir pronto a la cárcel por razones totalmente diferentes.

Incluso para los estándares de Brasil, [un país conocido por sus fechorías políticas, las presuntas infamias del Presidente son impresionantes. Bolsonaro se enfrenta a no menos de 35 declaraciones presentadas para iniciar su impeachmenty está siendo investigado por el Tribunal Supremo, la comisión electoral y el Congreso por más de 20 presuntos delitos distintos. Sus tres hijos también están siendo investigados por todo, desdelavado de dinero hasta difusión de odio y noticias falsas.

Cuando Bolsonaro fue elegido a finales de 2018, algunos de sus partidarios de la élite esperaban que sus impulsos autoritarios fueran domados por su gabinete, especialmente por su ministro de finanzas neoliberal, el ministro de justicia que lucha contra la corrupción y una serie de generales conservadores. Si eso fallaba, los expertos estaban convencidos de que el poder legislativo y el poder judicial aportarían estabilidad al gobierno. No hubo tal suerte. Los moderados fueron desechados y la polarización se intensificó, envenenando el proceso democrático.

La Covid-19 está acelerando las tendencias que ya están en marcha en todas partes, incluyendo el desmantelamiento de la democracia brasileña. Las expectativas de que el frágil sistema de controles y equilibrios del país podría moderar al presidente y a su familia eran infundadas. Además, Bolsonaro y sus socios en el gobierno están desmantelando los sistemas de rendición de cuentas. Desde el momento en que asumió el cargo, ha jugado con dureza constitucional y ha acosado e intimidado a todos los que se le oponen, incluidos sus propios ministros.

El presidente y su administración se enfrentan ahora a tres posibles escenarios en las próximas semanas y meses.

Primero, Bolsonaro podría ser condenado por uno de los varios crímenes de los que se le acusa y que lo expulsarían de la presidencia. Sería severamente censurado y despojado de su inmunidad, abriendo el camino para investigaciones criminales y, posiblemente, para la prisión. Si eso sucediera, las investigaciones de sus hijos y otros miembros de la familia avanzarían más rápidamente de lo que yalo están haciendo. Dependiendo de cómo se desarrollen las cosas, el vicepresidente o un gobierno interino tomaría el control preparando el camino para nuevas elecciones. La democracia se sostendría por las uñas.

Segundo, con la ayuda de sus partidarios del gobierno, Bolsonaro y su familia pudieron sobrevivir a la letanía de acusaciones contra ellos y emerger aún más poderosos que antes. Envalentonados, continuarían evitando el escrutinio legítimo, apuntalando su base política, expandiendo los ataques digitales y físicos contra sus oponentes y avanzando en el asalto a la democracia herida de Brasil. Frente a una economía que se deteriora rápidamente, las próximas elecciones de 2022 serían las más duramente disputadas de la historia del país, con una posibilidad real de disturbios sociales y violencia colectiva.

Un tercer escenario, que cada día es más peligroso, es que Bolsonaro recurra a la violencia para mantenerse en el poder, si hubiera algún movimiento para derrocarlo democráticamente. Las amenazas al presidente están aumentando constantemente. Sus principales partidarios están agitando la resistencia armada, e incluso la intervención militar para mantener a su comandante en jefe en el poder. El presidente ha instado a sus más fervientes partidarios a protestar contra los alcaldes, gobernadores y otros funcionarios públicos que apoyan las medidas de prevención de la Covid-19. Un grupo de militares militantes retirados inclusoamenazó con una guerra civil si las investigaciones contra el presidente continuaban.

Vídeos retocados circulan en los medios sociales y en los grupos de WhatsApp exhortando a los ciudadanos armados a reclamar sus derechos y a tomar medidas contra los "enemigos" del Estado, incluyendo a izquierdistas, ateos, homosexuales y minorías.

El presidente parece estar apuntando al segundo escenario, mientras se prepara para el tercero. Y no sin una buena razón. Los llamados bolivaristas, los militantes de línea dura que forman su base, le cubren las espaldas. Incluso crearon un hashtag #intervenciónmilitarcombolosonaro - para reunir a las tropas. Vídeos retocados circulan en los medios sociales y en los grupos de WhatsApp exhortando a los ciudadanos armados a reclamar sus derechos y a tomar medidas contra los "enemigos" del Estado, incluyendo a izquierdistas, ateos, homosexuales y minorías. En una grabación recientemente publicada de una reunión de gabinete el presidente insinuó que sus partidarios armados lo defenderían hasta el final.

Al desafiar las órdenes de cierre de la Covid-19 para alegrar a sus partidarios, Bolsonaro hace circular mensajes para que salgan a la calle a protestar contra las medidas de cierre de su propio gobierno. Desde principios de 2019 se ha apresurado a aprobar no menos de 10 decretos y proyectos de ley para relajar los controles a la disponibilidad de armas, con cientos de miles de armas de fuego circulando en lo que ya es el país más violento del mundo. El recientemente depuesto ministro de justicia del presidente, Sergio Moro,confirmó que estas medidas podrían incentivar la "rebelión armada" contra las medidas de confinamiento propuestas por los funcionarios locales.

Bolsonaro recientemente tuiteó un video del infame discurso de Charlton Heston "de mis frías manos muertas". Una cosa es que un descolorido actor de Hollywood mueva el puño en señal de desafío, y otra muy distinta es que el mensajero sea el presidente de la cuarta democracia más grande del mundo.

El riesgo de que Brasil se sumerja en violentos disturbios es todavía lejano, pero está creciendo. La democracia del país está siendo empujada al punto de ruptura. Si Bolsonaro y su clan se aferran, como bien podrían hacerlo, podría inclinarlo hacia el borde. Los brasileños harían bien en tomar nota y actuar antes de que sea demasiado tarde.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData