democraciaAbierta

Guaidó propone hacerse a un lado si Maduro hace lo propio, para llevar a cabo elecciones libres, justas y verificables

Las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre en Venezuela son consideradas como un fraude por la oposición y parte de la comunidad internacional. Entrevistamos en exclusiva para democraciaAbierta a Juan Guaidó, presidente encargado.

José Zepeda
2 November 2020
El presidente encargado Juan Guaidó se dirige a la comunidad venezolana exiliada reunida en la Plaza del Sol de Madrid, el 25 de enero de 2020.
|
Patricio Realpe/ChakanaNews/Agencia Press South/Read less/PA images

El gobierno de Nicolás Maduro se prepara para cerrar el círculo de poder el 6 de diciembre. El grueso de la comunidad internacional dice que no hay condiciones mínimas para una elección libre y justa. Pero eso no preocupa al régimen cívico-militar de Venezuela, siempre y cuando cuente con el apoyo del ejército y el aparato represivo.

En el lado opuesto de la calle, el presidente de turno, Juan Guaidó, desarrolla su política en tres frentes paralelos: el rechazo a las elecciones de diciembre, que tiene un consenso político esencial en la oposición. El apoyo a las crecientes protestas callejeras sectoriales. Y el mantenimiento de un alto nivel de preparación para el diálogo y la negociación, para facilitar la transición a la democracia.

Guaidó propone que tanto él como Maduro se hagan a un lado para establecer un gobierno de transición de unidad nacional, formado por cinco miembros, cuya misión es convocar a elecciones libres, justas y verificables lo antes posible.

En esta entrevista exclusiva, Guaidó esboza algunos puntos neurálgicos de su política y no escatima adjetivos para condenar a los acusados de crímenes contra la humanidad.

José Zepeda: Sr. presidente encargado, el Informe de Derechos Humanos de las Naciones Unidas señala a las máximas autoridades como responsables. Pero, tengo la impresión de que no serán llamados por la Corte Penal Internacional por el momento. ¿Cómo ve a la comunidad internacional actuando en esta crisis?

Juan Guaidó: Es la primera vez en la historia de América Latina que un régimen y dictador en funciones es señalado como violador de los derechos humanos, como un criminal contra la humanidad. Ni siquiera en los momentos más oscuros de la dictadura argentina e incluso de la chilena sucedió algo similar. Los juicios y condenas siguieron a la transición democrática.

La pandemia ha demostrado que la interdependencia en el mundo, como sociedad, es innegable. Por lo tanto, lo que está en juego en la comunidad internacional son los mecanismos que existen para hacer frente a crisis de esta magnitud. Me refiero al Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca, TIAR, la Carta Interamericana de Derechos Humanos, entre otras cosas. Debemos preguntarnos cuán apropiadas son las medidas de presión y las sanciones para la defensa de los valores, los derechos fundamentales, el asedio de la corrupción. Venezuela tiene más de cinco millones de refugiados en la región. Es una tragedia en busca de una respuesta.

Tuvimos que llegar al informe de la Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas para establecer lo que ya sabíamos.

Tenemos una compleja emergencia humanitaria. Tuvimos que llegar al informe de la Misión Internacional Independiente de las Naciones Unidas para establecer lo que ya sabíamos, lo que hemos denunciado durante muchos años, y lo que sufrimos en carne propia. Digo esto incluso por mi familia. Tengo un tío que estuvo en un centro de tortura. La ignominia ha llevado a nombrar las celdas y a la tortura.

Por ejemplo, La Crucifixión (brazos extendidos y esposados a tubos o barras), y El Pulpo (un cinturón de metal con cadenas para inmovilizar las muñecas y los tobillos). Por supuesto, el uso de choques eléctricos en los genitales. Hay testimonios de mujeres embarazadas que fueron golpeadas e incluso perdieron a sus hijos (las celdas se llaman "el manicomio", "el ascensor", "el submarino", "el tigrito", "el bañito"...).

Creo que el reto no es sólo describir la catástrofe, sino también buscar soluciones alternativas al conflicto.

No queremos ningún tipo de venganza. Lo que nos guía son alternativas reales, pasando por una transición, y llevando a cabo elecciones verdaderamente libres.

El reto es evaluar las herramientas del mundo libre para apoyar a los venezolanos porque si hay algo que refleja el informe de la ONU es el testimonio vivo de una sociedad que no se rinde, que exige sus derechos y que busca formas de resolver el conflicto de manera pacífica. En resumen, lo que queremos es algo tan fundamental como la justicia.

La mejor alternativa es mantener alineada a la comunidad internacional ejerciendo presión, y en Venezuela, la movilización con soluciones alternativas.

No queremos ningún tipo de venganza. Lo que nos guía son las alternativas reales, pasando por una transición, y la conducción de elecciones verdaderamente libres.

JZ: El 6 de diciembre, el gobierno va a celebrar elecciones sí o sí. ¿Cómo están las cosas en este momento?

JG: Todos queremos votar. Queremos elegir y participar. Esa es la verdad. Hoy en Venezuela, lo que la dictadura presenta no es, por desgracia, una elección. No cumple ni un ápice de las condiciones para un evento justo. Al contrario, el régimen pretende acentuar, pagar por la tragedia, por más aislamiento, por menos confianza, por menos inversión en Venezuela, por menos creación de empleos, por inminentes desastres ambientales.

Le garantizo que no es un grupo o sector, no, todos los venezolanos queremos votar, elegir, definir nuestro futuro. Y esa es precisamente la lucha, explicar que lo que va a pasar en diciembre no es una elección. Es un fraude cantado, como lo percibe la Unión Europea, como lo afirma la OEA, como lo afirman nuestros aliados.

JZ: ¿Qué dicen los partidos políticos?

JG: Hay un acuerdo unánime en este momento. La única voz disidente en ese momento fue la de Henrique Capriles, quien recientemente declaró que no hay condiciones para participar en este fraude. Es decir, tenemos más unidad hoy que hace una semana.

JZ: ¿Debo pensar, entonces, que la convocatoria de elecciones gubernamentales ha servido paradójicamente para acercar a la gente de la oposición?

JG: Estamos aún más unidos. La dictadura ha sido muy torpe en ese sentido. Está sola, aislada, y su mejor aliado hoy en día es un costoso proveedor de gasolina. Irán no es un camarada, ni siquiera ideológicamente. La visión iraní del comunismo es muy diferente de la que propone la dictadura de Maduro.

El mundo entero señala al gobierno venezolano como lo que es, un criminal contra la humanidad. Por eso estamos unidos en el rechazo al fraude, en la demanda de una solución a través de elecciones presidenciales y parlamentarias libres, justas y verificables.

Tenemos un mecanismo para el levantamiento de todas las sanciones en Venezuela, que pasa por la transición con un árbitro electoral independiente, para que no sea perseguido en Venezuela, para respetar la libertad de expresión, para convocar elecciones presidenciales y parlamentarias.

Por supuesto, no podemos, en ningún momento, dejar de lado a nuestra gente cuyo sufrimiento es profundo: la emergencia humanitaria, la pandemia, el dolor, la lejanía, la impotencia. Un maestro de escuela, por el amor de Dios, gana un dólar al mes.

Hoy en día, se registraron 67 protestas en Venezuela, no sólo por parte de los maestros sino también por parte de las enfermeras y los médicos. La dictadura hace lo imposible por hacerlos invisibles, pero hay una demanda de gente que no quiere rendirse, que se opone al silencio.

No hemos puesto sobre la mesa ninguna referencia a sanciones en la mediación noruega. Tenemos un mecanismo para el levantamiento de todas las sanciones en Venezuela, que pasa por la transición por un árbitro electoral independiente. No se persigue en Venezuela, respetar la libertad de expresión, convocar elecciones presidenciales y parlamentarias. Y aquí, esas sanciones son culpa de los corruptos violadores de los derechos humanos. De cara a una transición, recuperaríamos la confianza en Venezuela.

JZ: Dos puntos finales sobre el tema de las elecciones. Un posible escenario: hay elecciones el 6 de diciembre. Debido a la falta de participantes, el oficialismo gana por una mayoría abrumadora. El gobierno de Maduro instala una nueva Asamblea Nacional. Este escenario priva a la oposición del único elemento que aún tenía en sus manos, con el que el régimen Maduro cierra el círculo de la conquista total del poder. Por favor, dígame que estoy equivocado.

JG: Mira, la comunidad internacional ha dicho que no reconoce este fraude propuesto por la dictadura.

JZ: Eso es lo que dijo la Unión Europea.

JG: Sí, el objetivo de la dictadura se establece en el informe generado por la Comisión Independiente de la ONU. Dice algo que es revelador y que no debemos perder de vista. El objetivo es privar a Venezuela de una alternativa democrática y aniquilar todas las condiciones morales, sociales, políticas y físicas de los detractores. Hay testimonios de persecución, tortura, prisión y asesinato político.

La dictadura no reconoce el Parlamento que presido, el cual es reconocido por 60 naciones en el mundo. Reconocen a un hombre llamado Luis Parra, que apareció hace unos días en un video recibiendo sobornos de la dictadura para quebrar el Parlamento Nacional. Tienen algo que llaman la Asamblea Nacional Constituyente, que ya han dicho que no es para hacer una nueva constitución. Es para perseguir, evidentemente.

Por nuestra parte, seguiremos recibiendo apoyo a nivel internacional, pero seguiremos siendo perseguidos. Ese será el resultado en la realidad. De hecho, la dictadura tendrá un argumento más, una excusa más para perseguirnos.

Por otro lado, están expuestos de nuevo. Mira cómo resultó el 20 de mayo de 2018 (fecha en que Maduro fue reelegido como presidente). Muy mal, políticamente, internacionalmente y diplomáticamente hablando. Nos tomó hasta enero de 2019 para explicarle al mundo lo que estaba pasando. Finalmente, se reconoció como un fraude, como una artimaña del régimen.

JZ: Un último aspecto sobre las elecciones. Supongo que si se celebran elecciones justas, transparentes y democráticas, el par de millones de tus compatriotas que viven fuera de Venezuela tendrán la oportunidad de ejercer su derecho al voto.

JG: Una de las claves para una elección libre, justa y verificable es precisamente el derecho a elegir y ser elegido. ¿Qué significa esto? Simplemente que, no es la dictadura la que elige a nuestros candidatos con descalificaciones, persecuciones, exilio forzado, torturas, es que los venezolanos, donde quiera que estén, tendrán precisamente el derecho a participar y a votar.

JZ: Cuando usted prestó juramento como presidente en funciones el 23 de enero de 2019, marcó un hito importante porque fue seguido de un importante reconocimiento internacional. ¿Sientes que el tiempo ha pasado a favor del régimen y que esto debilita la presencia de Juan Guaidó?

El tiempo se acaba con los venezolanos. Mirándolo en perspectiva, casi 19 meses después de esa acción política constitucional derivada del reconocimiento e innovación democrática para enfrentar una dictadura, vemos que ha sido un proceso largo, doloroso para todos. No son sólo dos años. También es todo lo que hemos sufrido

Hay una tentación. Debo decirlo en voz alta: que los países del mundo se acostumbren a vivir con el dictador. Eso sería desafortunado.

Pero la verdad es que el tiempo no está a favor de Maduro. Maduro está usurpando funciones una vez más. No tiene un país que lo reconozca, ni un préstamo adicional. No tiene una forma de resolver la crisis de combustible. Ni siquiera puede poner gasolina en un vehículo en Venezuela, ni puede mover la cosecha que nuestros agricultores siembran.

Esa es la cruda realidad.

En Venezuela tampoco gana el gobierno de Guaidó, porque Maduro sigue allí. Esa es nuestra variable de éxito. Lograr la transición mientras atendemos la emergencia. Mientras resistimos. Entonces, puedo decirles que mientras Maduro prevalezca, toda Venezuela pierde. La única posibilidad de ganar para la nación y la región es a través de una transición democrática.

Hay una tentación. Debo decirlo en voz alta: dejemos que los países del mundo se acostumbren a vivir con el dictador. Lo hemos visto en otras naciones, en otras regiones. Sería una pena.

JZ: Hubo un tiempo, no hace muchos años, en que el gobierno venezolano tenía dinero para regalar. Hoy en día, Venezuela no produce petróleo. ¿De dónde viene el dinero que maneja el gobierno?

JG: Primero, brevemente, algunos indicadores: 75% de contracción del Producto Interno Bruto (PIB), es decir, una destrucción de la economía. La inflación se cuenta en millones. El poder adquisitivo no existe. Según las Naciones Unidas, menos de 1,90 dólares al día es la pobreza extrema. Y aquí, tenemos dos dólares al mes de salario mínimo, por la corrupción, por la ineficiencia. Ellos invirtieron 300 mil millones de dólares en la industria petrolera venezolana y la llevaron a la bancarrota. Venezuela fue el cuarto país del mundo que más ha invertido en su industria petrolera en los últimos 12 años. Si no me equivoco, el primero es Estados Unidos, luego Rusia, seguido de Arabia Saudita. Esos países duplicaron su producción de petróleo en el mismo período de inversión. Venezuela pasó de casi tres millones de barriles diarios a 300.000. ¿Qué pasó con el dinero? Fue robado.

¿De qué vive la dictadura hoy en día? De una economía casi paralela, del oro extraído del sur de Venezuela, que podemos clasificar como oro de sangre, en un paralelismo con lo que fue el conflicto de los diamantes en África Oriental. Tiene las mismas características: financiación de grupos irregulares, tráfico de personas, contrabando de armas, lavado de dinero, ecocidio, etnocidio con el desplazamiento de más de veinte comunidades indígenas en el arco minero.

De esto es de lo que vive la dictadura, y de los aproximadamente 300.000 barriles de petróleo que aún puede extraer.

JZ: Cuando vives una realidad como la venezolana, lo primero que pierdes es la verdad. Y cuando se pierde la verdad, lo que emerge son chismes, comentarios, algunas cosas reales, otras medias mentiras y medias verdades. Uno de esos famosos chismes asegura que hay conversaciones confidenciales entre Guaidó y el gobierno. Obviamente, no le pido que me dé detalles, pero ¿es eso cierto?

JG: No hay conversaciones en este momento. No las hay porque la dictadura ha usado estos mecanismos para burlarse de cualquier tipo de resolución.

Estoy 100% de acuerdo con la expresión de que una de las primeras víctimas de una dictadura es la verdad y el uso del lenguaje. Hoy en día, en Venezuela, hablar de negociación o diálogo está mal visto. Es la reina de los mecanismos de resolución de conflictos, pero la dictadura ha manipulado tanto el concepto que lo ha perturbado de tal manera que hoy se ve mal hablar de negociación.

Pero, nunca hemos negado esa posibilidad. Incluso estuvimos en la mediación en Noruega. Por desgracia, la dictadura se levantó de la mesa y huyó, poniendo excusas sobre las sanciones. Presentamos una alternativa, pero no hubo caso. Estaremos presentes en cualquier mecanismo de resolución de conflictos.

Evitamos usar la palabra negociación o diálogo para que no nos malinterpreten en casa. Pero hoy en día, el apoyo a la negociación es evidente. Europa, Estados Unidos, la OEA, Colombia, Brasil, Corea del Sur y Japón lo han dicho. Elecciones presidenciales y parlamentarias libres, con garantías para todos los sectores que deseen participar en este proceso.

JZ: ¿El resultado de las próximas elecciones de EE.UU. tiene algún significado para su visión política?

JG: Los Estados Unidos decidirán de manera soberana lo que quieren. Debo agradecer a la administración del Presidente Donald Trump por el apoyo que hemos recibido, un apoyo que es bipartidista. Tenemos una relación notable en el Senado. Y además, debo decir que Maduro no sólo tiene un problema con la Casa Blanca, con el Senado, también tiene un problema con un poder independiente, que es el Poder Judicial, debido a una demanda penal por tráfico de drogas y terrorismo.

Estoy seguro de que hoy en día nadie se siente cómodo teniendo como vecino a un traficante de drogas, y mucho menos a un criminal contra la humanidad, o a alguien que haya denigrado la condición humana en tan gran medida.

Imagina la desesperación que tienes que sentir para preferir salir de tu casa, apagar todo, coger una bolsa con lo que encuentres a mano, coger a tu hijo en brazos e irte, caminando miles de kilómetros. Qué inmensa debe ser la desesperación que alguien sufre para preferir quedarse un día más, luchando. Por eso llamo a la reflexión del mundo para ver cómo el autoritarismo actúa con tanta agilidad, con aparatos de propaganda siempre despiertos. Las democracias a veces van, en ese sentido, un paso atrás.

JZ: Las principales víctimas de esta crisis política, social y económica son los venezolanos. Parece que muchos han perdido el horizonte del futuro y están desesperados. Sólo piensan en la supervivencia. ¿Cómo puede esta gente, esta mayoría, recuperar la esperanza en "otra" Venezuela?

JG: Bueno, tengo buenas noticias para ti, José. En este momento, hay cientos de personas en la calle protestando. Esto habla de la dignidad humana, la resistencia y la tolerancia, no del mal. Al contrario, de aferrarse a pensar en el futuro.

Sobrevivir en Venezuela es un trabajo a tiempo completo.

La mejor lección es la que enseñan los maestros venezolanos, quienes ganan la inquietante cantidad de dos dólares al mes, después de años de estudio, postgrados y entrenamiento. Allí están protestando, no sólo por sus demandas laborales sino también por el futuro de nuestros hijos, por la educación.

Ahora, un punto es seguro: sobrevivir en Venezuela es un trabajo de tiempo completo. Poner gasolina en el vehículo es una misión que lleva horas de espera. Los cultivos se pierden en el campo porque no se pueden trasladar a un territorio necesitado. Como dijo el Programa Mundial de Alimentos, Venezuela está entre los cinco países en riesgo de hambruna, junto con el sur de Sudán, Afganistán y el Congo... Un tercio de nuestros niños sufren de desnutrición crónica. Eso no sucede en un día. No sucede en un año, ni siquiera en dos años. Es el producto de un modelo que está destruyendo a Venezuela.

De hecho, hay muchos que piensan que la salida es emigrar. Yo lo entiendo. Pero la mejor salida es resistir, luchar a pesar de las dificultades. Es insoportable porque no sólo nos falta gasolina, sino que, sobre todo, no tenemos suficiente para comer.

Pero presentamos un plan para nuestro país. La recuperación económica es posible en Venezuela, ya que es factible generar empleo y crear las condiciones para acoger el retorno de nuestras familias.

Ahí está nuestra esperanza para el mañana.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData