democraciaAbierta: Analysis

Con elecciones en el horizonte, ¿podrá Brasil enfrentarse a sus injusticias?

En circunstancias 'normales', las múltiples crisis de Brasil - en salud, economía, política y medio ambiente - significarían la ruina para el presidente Bolsonaro. Y sin embargo, podría salir bien parado

Robert Muggah
16 February 2021, 10.38am
Empieza la campaña de vacunación contra la Covid-19 en Río de Janeiro, Brasil, el 19 de Enero 2021.
|
Ellan Lustosa/Zuma Press/PA Images

Hubo un tiempo en que estaba de moda describir a Brasil como el país del futuro. De eso hace media década. ¡Vaya diferencia con ahora! En los últimos años, un presidente elegido democráticamente fue despojado de su cargo y un hombre fuerte y autoritario subió al poder. Hoy en día, el mayor país de América Latina sufre una "triple crisis": una pandemia galopante, una convulsión económica y turbulencias políticas. Se suponía que no tenía que ser así. ¿A qué se debe el malestar de Brasil?

Brasil tiene una serie de facultades que deberían haber preparado al país para el éxito. Por un lado, es un gigante demográfico: hay al menos 210 millones de brasileños, lo que lo convierte en el sexto país más poblado del planeta. Brasil es también una potencia económica. Con un PIB de 1.800 millones de dólares, es la décima economía del mundo. El país es también geográficamente vasto, con 8,5 millones de km2 -lo mismo que Europa Occidental- y alberga el 40% de los bosques tropicales del mundo, el 20% de su suministro de agua dulce y el 10% de su biodiversidad.

Entonces, ¿por qué, a pesar de esta abundancia de riquezas, Brasil ha luchado por estar a la altura de su lema nacional - "ordem e progresso" ("orden y progreso") desde su independencia en 1822? Prácticamente todos los académicos que estudian el país coinciden en que aún no se ha cumplido la apología al positivismo del filósofo Auguste Comte: "l'amour pour principe e l'ordre pour base: le progres pour but" ("el amor como principio y el orden como base: el progreso como meta").

El mito de la armonía racial

La respuesta es que Brasil sufre un caso de identidad fallida. Durante medio siglo, Brasil ha sido presentado como una especie de paraíso seductor, de naturaleza virgen, un lugar de indolencia y sensualidad despreocupadas, de cordialidad y armonía racial. Sin embargo, esta imagen se contradice con los hechos. El paraíso amazónico del país ha sido saqueado. También padece una desigualdad desbordante que pone el 90% de la riqueza en manos del 10% de la población, un racismo extremo contra más del 50% de la población afrobrasileña, una corrupción impresionante y una violencia criminal e impunidad que se disparan.

En la actualidad, el ruinoso liderazgo político de Brasil, la mala gestión económica y la crisis de la Covid-19 no hacen más que poner de manifiesto los antiguos retos del país. Uno de los libros más perspicaces sobre Brasil - "The Brazilians", del profesor de derecho estadounidense Joseph Page- sostiene que las semillas del subdesarrollo de Brasil se plantaron hace unos doscientos años. En efecto, el país fue el único territorio del Nuevo Mundo que fue a la vez sede de un imperio y colonia. Además, Brasil fue el último país de Occidente en abandonar la esclavitud (en 1888), lo que explica en parte su enraizada estructura de clases.

La cuestión de la raza y el racismo en Brasil merece un análisis más profundo. Durante la trata de esclavos en el Atlántico, que comenzó en el siglo XVI y continuó hasta finales del siglo XIX, se llevaron entre 3 y 5 millones de esclavos de África a Brasil. Compárese con los aproximadamente 300.000 esclavos -alrededor del 5% del total acumulado mundial- enviados a Estados Unidos. Aun así, durante la mayor parte de la historia independiente de Brasil, la "cuestión racial" se ha pasado por alto. Durante años, los académicos describieron a Brasil como una especie de "democracia racial" formada por ciudadanos que vivían en "armonía racial".

Surgió una narrativa romántica de las relaciones raciales -que contó con el fuerte apoyo de la élite política y económica del país- según la cual, de alguna manera, Brasil había escapado a las pruebas y tribulaciones del racismo y la discriminación racial. Esta idea se remonta a un sociólogo brasileño, Gilberto Freyre, en la década de 1930. Sugirió que el imperialismo benigno de Portugal, las estrechas relaciones entre amos y esclavos y la mezcla activa entre razas condujeron inevitablemente a una "meta-raza" y a una sociedad post-racial.

En la actualidad, los brasileños negros ganan de media un 44% menos que sus homólogos blancos.

La sensación de que Brasil había evitado la acritud y las tensiones raciales que asolaban a otros países era un motivo de orgullo para muchos ciudadanos -de hecho, para muchos brasileños en todo el mundo-. A lo largo del siglo XX, el gobierno contrastó sistemáticamente su falta de animosidad racial con lo que ocurría en Estados Unidos, antes y durante el movimiento por los derechos civiles. Esto no era sólo para consumo interno, sino que contribuía al posicionamiento global de Brasil, como campeón de los desheredados, como voz del llamado Sur Global y como potencia antiimperialista que lideraba el movimiento de los no alineados.

No es de extrañar que varias de estas ideas hayan sido puestas en tela de juicio. La última lectura es que la "democracia racial" de Brasil era una ficción. Fue defendida a bombo y platillo por una élite blanca para ocultar una opresión racial muy real, y muy violenta.

De hecho, muchos de los retos contemporáneos de Brasil -desigualdad, exclusión, impunidad y violencia- están fuertemente relacionados con este legado no examinado de discriminación racial. Y a pesar de los esfuerzos comparativamente recientes por reducir la discriminación, ésta está profundamente entretejida en el tejido de la política electoral, los sistemas educativos y los mercados laborales del país.

En la actualidad, los brasileños negros ganan de media un 44% menos que sus homólogos blancos. El racismo estructural es hoy sostenido por la élite de poder del país -algunos de ellos descritos de forma memorable por Alex Cuadros en "Brazilionnaires - Wealth, Power, Decadence and Hope in an American Country".

Corrupción sistémica

El elitismo y el clientelismo de Brasil son legendarios, y esto ha contribuido a unos niveles de corrupción e impunidad alucinantes. Uno de los casos más difundidos de corrupción en Brasil es el de Lava Jato (Lavado de autos), que comenzó en 2014 y atrapó a decenas de ex presidentes, ministros, políticos, empresarios y otros, en Brasil y otra docena de países latinoamericanos.

El escándalo de corrupción Lava Jato fue excepcional, incluso para los estándares brasileños. Lo que comenzó como una investigación sobre presunto blanqueo de dinero se convirtió en un extenso escándalo de corrupción en la empresa petrolera estatal, Petrobras. En total, se desviaron hasta 13.000 millones de dólares del erario público, convirtiéndose en una de las mayores tramas de corrupción no sólo de la historia de Brasil, sino de cualquier otro país.

La capacidad de engañar al sistema se toleraba, incluso se admiraba a regañadientes. Pero hay indicios de que los brasileños están despertando y desafiando un statu quo intolerable.

El incidente se ha ganado incluso su propia serie de Netflix, "El mecanismo", que es sin duda una medida de la fama. El escándalo del Lava Jato es sólo la última iteración de una larga y sórdida saga. Antes de Lava Jato estaba el Mensalão -el esquema del Gran Dinero- que implicaba dinero por votos y que fue descubierto en 2005. Y antes de eso, el escándalo Banestado, entre 1991 y 2002, que supuso el desvío de cientos de millones del país debido a esquemas de blanqueo de dinero.

Hasta hace poco, pocos pagaban el precio de sus delitos. En cambio, la capacidad de engañar al sistema se toleraba, incluso se admiraba a regañadientes. Pero hay indicios de que los brasileños están despertando y desafiando un statu quo intolerable. Al igual que en EE.UU. y en otras partes de América Latina, crecen los llamamientos para corregir la injusticia racial, reducir la desigualdad y acabar con la corrupción. En los últimos años, y a medida que se acumulan los escándalos de corrupción, el ambiente ha cambiado. Hasta hace poco, era inconcebible imaginar a los manifestantes de Black Lives Matter marchando por los bulevares más grandes de Sao Paulo o creer que los directores generales de las mayores empresas constructoras de Brasil y los miembros del Congreso pudieran a ir a la cárcel, y mucho menos que se quedaran allí.

Las convulsiones de los últimos cinco años -desde la destitución de Dilma hasta el ascenso de un movimiento político reaccionario de ultraderecha y su nocivo líder, Jair Bolsonaro- no son simplemente el resultado del colapso de los precios de las materias primas, el mal gobierno y la antipatía hacia la izquierda, aunque estos factores son importantes. También son los síntomas de un despertar racial más amplio y una reacción a la política progresista que amenaza el antiguo régimen y los derechos de la nueva clase media.

Se esté o no de acuerdo con ellos, el mandato del Partido de los Trabajadores entre 2003 y 2016 sacudió el establishment. Se incrementaron los programas masivos de promoción social, desde Bolsa Família hasta Minha Casa Minha Vida. Se introdujeron nuevos sistemas de cuotas y proyectos culturales, diseñados para empoderar a la clase baja. La élite toleró estas actividades siempre que sus intereses no se vieran afectados.

Cuando el boom de las materias primas terminó en 2013, la vieja guardia comenzó el proceso de desprenderse del Partido de los Trabajadores. Los brasileños salieron a la calle y no se fueron. Toda una generación se está sumergiendo en un nuevo tipo de política.

¿Dónde estamos hoy en Brasil?

Entonces, ¿dónde estamos hoy en Brasil? El país se enfrenta a una triple crisis: la pandemia de la Covid-19, que todavía está en su primera oleada; la crisis económica, que tiene consecuencias a largo plazo; y una crisis de seguridad política que amenaza la estabilidad interna.

A esto se suma una cuarta crisis que tiene implicaciones para el mundo: la deforestación y degradación de la Amazonia. Incluso antes del gobierno de Bolsonaro, los desmontes de tierras estaban aumentando, más del 90% de ellos ilegales. Desde la elección de Bolsonaro, las tasas de deforestación se han disparado a los niveles más altos en una década. Si los desmontes continúan al ritmo actual, pronto podríamos ver una mortandad forestal masiva que convertiría la mayor selva tropical del mundo en la mayor sabana.

¿Cómo de grave es la crisis sanitaria? Brasil documentó su primer caso relativamente tarde, el 26 de febrero. Se cree que era de un brasileño que regresaba de la región italiana de Lombardía. La reacción inicial fue lenta, pero por el buen camino. Los gobiernos locales cerraron los aeropuertos, impusieron cuarentenas y animaron a la gente a quedarse en casa.

Sin embargo, muy rápidamente, la situación comenzó a descontrolarse. Bolsonaro, se opuso rotundamente a los cierres ya que temía que afectara negativamente a la economía - y a su popularidad. Restó importancia a las pruebas de antígenos y luego las politizó, anunció medicamentos controvertidos (como la cloroquina), perdió a dos ministros de sanidad e ignoró flagrantemente los consejos sanitarios de su propio gobierno.

Los resultados son trágicamente predecibles. Brasil registra el 11% de todas las muertes relacionadas con la Covid-19 en el mundo, con sólo el 2,7% de la población mundial. Sobre una base per cápita, algunas de sus ciudades tienen la peor tasa de mortalidad relacionada con Covid-19 del planeta. Ya han muerto más de 241.000 personas y los investigadores afirman que las cifras reales podrían ser más de 10 veces superiores.

La enfermedad no tiene visos de remitir: los epidemiólogos afirman que las cifras seguirán aumentando a pesar de la llegada de las vacunas. Parte del problema es que Brasil tiene una población envejecida. Pero lo cierto es que la mayoría de las personas que contraen la enfermedad y mueren son pobres, vulnerables y de raza negra. El Centro de Operaciones e Inteligencia Sanitaria de Brasil calcula que el 55% de los fallecidos por Covid-19 son negros, frente al 38% de blancos.

La situación sanitaria es precaria, y los hospitales de las ciudades de todo el país se han visto desbordados en algún momento. La tasa de recuperación es un 50% mayor en las instituciones privadas en comparación con las públicas. Cabe destacar que han muerto más enfermeras brasileñas por Covid-19 que de cualquier otra nacionalidad. La gracia salvadora para Brasil es su sistema sanitario público, con más de 55.000 centros de tratamiento y más de 300.000 médicos, enfermeras y profesionales de la salud. Algunos de ellos están luchando: un grupo de sindicatos, organizaciones sociales y profesionales de la medicina (que se autodenomina red UNI-Saude) ha pedido a la Corte Penal Internacional que acuse al presidente por "desprecio, negligencia y negación", lo que, según ellos, equivale a un "crimen contra la humanidad". Las posibilidades de que esto ocurra son, por supuesto, casi nulas.

Las repercusiones económicas de la pandemia son graves. El gobierno estima una contracción del crecimiento económico del 4,7% (revisado a la baja desde el 0% en marzo de 2020). Fitch, la agencia de calificación, es aún menos optimista y predice una caída del 6% o más. El Banco Mundial es aún más pesimista, afirmando que el descenso podría llegar al 8%. En cualquier caso, el país se encamina a la mayor caída del PIB en décadas. Por muy mala que sea la situación, la economía de Brasil ya estaba sufriendo antes de la Covid-19, incluyendo una brutal recesión que terminó en 2016. Desde que la Covid-19 comenzó a extenderse, Brasil experimentó una salida masiva de divisas y una importante depreciación del real. El desempleo se sitúa en el 13% y, aunque es elevado, es solo unos puntos porcentuales peor que antes de que se produjera la pandemia.

El hecho de que el presidente se enfrente a al menos 48 acusaciones distintas de destitución no le ha ayudado.

No es de extrañar que el gobierno, y en particular el ministro de Economía formado en la Universidad de Chicago, Paulo Guedes, sea optimista respecto a 2021. Prevé una recuperación en forma de V para 2021, con un crecimiento de alrededor del 3,2%. Muchos de fuera tienen sus dudas. Aunque ha adoptado a regañadientes medidas más keynesianas durante la crisis de la Covid-19 (transferencias de efectivo, subsidios, aplazamientos de impuestos), se apresura a imponer la austeridad lo antes posible.

Apoyo popular

El apoyo popular de Bolsonaro sufrió un golpe con la Covid-19 y la crisis económica, pero no tanto como cabría esperar. En los últimos dos meses, perdió a su ministro de Justicia, Sergio Moro, que luchaba contra la corrupción, sus antiguos aliados se volvieron contra él, el apoyo de su clase media cayó, y los llamamientos a su dimisión o destitución se hicieron más fuertes. El hecho de que el presidente se enfrente a al menos 48 acusaciones distintas de destitución no le ha ayudado. El mes pasado, el 55% de los brasileños dijeron que les gustaría verlo destituido antes de las próximas elecciones.

En cualquier "circunstancia normal" esto significaría la perdición de un líder político. Sin embargo, Bolsonaro podría salir indemne a pesar de su desastrosa gestión tanto de la pandemia como de las consecuencias económicas. De hecho, sus índices de aprobación han ganado terreno, llegando a superar el 50% en diciembre de 2020. Se trata, después de todo, de un político con tres décadas de experiencia. Bolsonaro no caerá sin luchar. En los últimos meses ha reunido al llamado Centrão, los parlamentarios que operan sobre la base de favores y patrocinio.

Bolsonaro está jugando el juego político de Brasil de la manera en que siempre se ha jugado: repartiendo puestos en el gobierno a cambio de apoyo. El presidente se ganó a parte del estamento militar de la misma manera: unos 6.000 miembros del ejército fueron nombrados para puestos de gobierno (más, incluso, que durante la dictadura del país entre 1964-1985).

Es importante destacar que Bolsonaro sigue contando con el apoyo de leales incondicionales que representan alrededor del 15% de los votantes, según las encuestas, muchos de ellos fuertemente armados. El presidente también cuenta con el apoyo constante de muchos policías estatales que se han unido a él a lo largo de los años. Es a estos Bolsonaristas a los que llamó para "defenderse" de la destitución en el improbable caso de que el Congreso tomara esta medida.

Aunque no necesariamente domesticado por la legislatura, Bolsonaro dejó de lado el bombardeo. Está volviendo a aprender las virtudes del clientelismo político, sobre todo el subsidio de emergencia de 110 dólares al mes, que le ha valido altas calificaciones en el noreste y el centro-oeste del país (zonas tradicionalmente más partidarias del Partido de los Trabajadores, pero que siguen dependiendo d

Se mire como se mire, en el horizonte cercano de Brasil se han acumulado nubes de tormenta.

Aunque ha evitado la peor crisis de su mandato a corto plazo, el futuro político de Bolsonaro está lejos de estar asegurado. Las elecciones municipales de noviembre de 2020 fueron un golpe, ya que más de 40 de sus 60 candidatos preferidos no pasaron a la segunda vuelta. Hay muchas amenazas existenciales, no sólo por la crisis descontrolada de la Covid-19, sino por los políticos de la oposición, el tribunal supremo y la justicia penal.

Además de la amenaza del impeachment, Bolsonaro aún podría ser condenado por el Tribunal Supremo por delitos comunes o expulsado por el tribunal electoral nacional por supuesta mala conducta durante la campaña de 2018. Sus tres hijos también se enfrentan a un vertiginoso abanico de investigaciones penales, incluso por lavado de dinero y delitos de odio. De hecho, su hijo mayor, Flavio, es una especie de talón de Aquiles, y está siendo investigado por la policía federal por lavado de dinero.

Si la justicia se vuelve contra él, algunos temen que Brasil corra el riesgo de seguir el camino de Perú en 1992, cuando Alberto Fujimori, también un popular populista de derechas, envió tanques y tropas para disolver el congreso y el poder judicial en un "autogolpe" conocido como el Fujimorazo. De hecho, se mire como se mire, en el horizonte cercano de Brasil se han acumulado nubes de tormenta. La crisis sanitaria y económica no da señales de remitir. Los indicadores de malestar social -manifestaciones, protestas, manifestaciones y violencia descarada- van en aumento.

Además, las tasas de homicidio han empezado a aumentar, y esto en un país con casi 60.000 asesinatos al año (10 veces más que en Estados Unidos), la gran mayoría de ellos de hombres negros. Los asesinatos policiales también están alcanzando máximos históricos en un país con cerca de 6.000 ejecuciones al año (6 veces más que Estados Unidos), la mayoría de las cuales también afectan a los hombres negros más pobres. Hay signos incipientes de resistencia en lo que es una sociedad extraordinariamente polarizada, incluso por parte de gobernadores y alcaldes. Un grupo de nuevos candidatos está subiendo por fin a las listas electorales, y esto puede alterar la esclerótica clase política del país.

Aun así, Bolsonaro es el candidato a batir en las elecciones presidenciales de 2022, y con un amplio margen, según las encuestas de hoy. Por el momento, ni el candidato del otrora popular ex presidente Lula ni otros posibles candidatos como Ciro Gomes, João Doria, Luciano Huck o Sérgio Moro están en las encuestas ni siquiera cerca de Bolsonaro. Sin embargo, parafraseando al dos veces primer ministro del Reino Unido, Harold Wilson, un año es una eternidad en política. Y en Brasil, posiblemente, más que en cualquier otro lugar.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData