democraciaAbierta: Analysis

La guerra en Ucrania perjudicará a la población de todo el mundo, gane quien gane

A medida que la guerra se arrastra hacia el estancamiento, los más pobres del mundo serán los que más sufran la escasez de alimentos y combustible, el aumento de la inflación y la interrupción del comercio

Paul Rogers author pic
Paul Rogers
30 marzo 2022, 8.19am
El mundo necesita esto
|
Andrii Tsynhariuk/Alamy Stock Photo

La guerra de Ucrania, en su segundo mes, está cerca de un estancamiento violento. Sin embargo, está causando daños mucho más allá de las fronteras de ese país o incluso de Europa, y no solo con balas y bombas.

Si el objetivo de la guerra de Putin era convertir a Ucrania en un Estado cliente sometido al Kremlin, esperaba que la guerra iba a ser breve y concluyente. Ganar la superioridad aérea y extender el control territorial a lo largo del corredor Crimea-Donetsk eran importantes, pero un ataque relámpago sobre Kiev era vital para acabar con el gobierno de Ucrania. Esto fracasó desde el principio y toda la operación se ralentizó.

Las fuerzas de Putin han alterado toda su estrategia y ahora se dedican principalmente a los contraataques diseñados para destruir la moral de Ucrania y forzar una crisis de refugiados en los estados vecinos de la OTAN.

Pero el gobierno de Zelensky no da señales de rendición e incluso está recuperando pequeñas bolsas de territorio del ejército ruso. Sin embargo, no puede derrotar a las fuerzas rusas sin un suministro masivo de armas ofensivas que la OTAN no proporciona.

A menos que se produzca una revuelta interna o que Putin experimente un cambio de opinión inusual, lo que le llevaría a la mesa de negociaciones está lejos de ser seguro. Sin embargo, una cosa parece bastante clara: aún no estamos allí y puede que todavía falten meses.

Esto significa que también tenemos que reconocer algunas de las consecuencias mucho más amplias de esta guerra. Algunas de las que ya son evidentes perdurarán durante meses y años, y muchas de ellas tendrán repercusiones en todo el mundo.

Uno de los ganadores son los múltiples complejos militares-industriales del mundo. Ya en enero afirmé que en muchos países del hemisferio norte las industrias armamentísticas saldrían beneficiadas: así se ha demostrado.

Casi nadie se pregunta por qué la OTAN necesita gastar más

Los presupuestos militares aumentan, la OTAN mueve miles de tropas, llegan a Ucrania armas por valor de muchos millones de dólares, las fábricas de armas están ocupadas y sus vendedores están listos para señalar los "éxitos" de sus armas en los campos de guerra.

Como las industrias armamentísticas del mundo están en racha, los inversores ganan mucho, incluidos algunos miembros notables de la Cámara de los Lores. Mientras tanto, el coste de las armas que se utilizan es tan elevado que Rusia no podrá ignorar la creciente carga. Con los misiles de crucero Kaliber lanzados desde barcos que cuestan 1,5 millones de dólares cada vez y los misiles balísticos Iskander que cuestan 10 millones de dólares cada uno, las facturas se acumulan.

En cuanto a Occidente, casi nadie se pregunta por qué la OTAN necesita gastar más cuando colectivamente supera a Rusia en 14:1 y la guerra de Rusia ya está fracasando. Tampoco se discute si los contribuyentes de la OTAN están obteniendo una buena relación calidad-precio, dados los abyectos fracasos de las coaliciones occidentales en sus propias guerras en Afganistán e Irak.

En el supuesto final de la guerra relámpago en Afganistán tras el 11-S, el presidente George W. Bush pronunció su discurso sobre el estado de la Unión en Washington DC en enero de 2002 convencido de que el régimen talibán había terminado. Diecinueve años después, Estados Unidos y sus aliados se vieron obligados a admitir su derrota y se retiraron en medio de escenas caóticas.

El régimen de Saddam Hussein en Irak parecía haberse derrumbado en tres semanas en abril de 2003 y, sin embargo, le siguió casi una década de guerra que dejó un país destrozado. Incluso ahora, los conflictos con el ISIS y Al Qaeda continúan en Oriente Medio, África del Norte y Central, y el sur de Asia.

Si, con suerte, la guerra termina sin el uso de armas nucleares, puede tener al menos un legado positivo. Como argumenta Rebecca Johnson: "Esta guerra ha desnudado por fin las ilusiones de la disuasión nuclear. Esto no es un juego de guerra ni una película. Esto es la vida real, con errores reales y terribles consecuencias humanitarias".

Relacionado

Ukraine protest London
democraciaAbierta habló con dos expertos sobre la escalada del conflicto Rusia-Ucrania, sus orígenes y repercusiones.

Como mínimo, los líderes harían bien en desactivar inmediatamente los sistemas nucleares y en avanzar hacia un mundo libre de armas nucleares mediante la ampliación del Tratado de Prohibición de las Armas Nucleares de la ONU. Entró en vigor hace sólo 14 meses, pero ya cuenta con 83 Estados firmantes.

Más allá de las repercusiones militares, la guerra de Ucrania supondrá una gran carga para gran parte del Sur Global, que ya está luchando con las consecuencias económicas y sociales de la pandemia del COVID-19.

Un reciente estudio de la principal agencia de la ONU dedicada al comercio y el desarrollo, la UNCTAD, ha expresado su preocupación por "las dos ‘F’ fundamentales de los mercados de productos básicos: los alimentos y los combustibles", siendo Ucrania y Rusia actores globales. El enorme papel de Rusia en el mercado mundial de la energía es bien conocido, y ambos países representan conjuntamente el 27% de todo el comercio de trigo y el 53% del comercio de aceite de girasol, muy utilizado en el Sur Global para cocinar.

La UNCTAD informa además: "Hasta 25 países africanos, incluidos muchos países menos desarrollados, importan más de un tercio de su trigo de los dos países, y 15 de ellos importan más de la mitad". Según la secretaria general de la UNCTAD, Rebeca Grynspan "El aumento de los precios de los alimentos y el combustible afectará a los más vulnerables de los países en desarrollo, presionando a los hogares más pobres que gastan la mayor parte de sus ingresos en alimentos, lo que provoca dificultades y hambre".

Si la guerra interrumpe el transporte de mercancías por ferrocarril entre China y Europa, se producirán más complicaciones. Ello obligará a transportar más mercancías en barcos que recorren rutas marítimas ya saturadas, lo que provocará nuevos retrasos en las cadenas de suministro, mientras que los costes del combustible aumentarán aún más las presiones inflacionistas internacionales.

La guerra provocará un aumento de la inflación en todo el mundo, pero los más pobres serán los que más lo sientan, ya sea en el Norte o en el Sur Global, perjuicios que apenas se tienen en cuenta al analizar el impacto de la guerra.

Todo esto tiene como telón de fondo los problemas más amplios del posible colapso del clima y el sistema económico neoliberal: como sostiene Mary Kaldor, profesora de gobernanza global en la London School of Economics, el fundamentalismo del mercado contribuyó en gran medida al ascenso de Putin.

Superar estos retos globales era una tarea ingente antes de la guerra y ahora se hace más difícil por sus consecuencias. Eso no es excusa para no trabajar por un mundo más pacífico, aunque el cúmulo de problemas pueda parecer desalentador. Nadie puede asumirlo todo, pero los papeles individuales son vitales. Además, el trabajo puede ser más fácil si se reconoce este panorama más amplio, un papel claro para organizaciones como openDemocracy.

Unete a nuestro boletín ¿Qué pasa con la democracia, la participación y derechos humanos en Latinoamérica? Entérate a través de nuestro boletín semanal. Suscríbeme al boletín.

Comentarios

Animamos a todo el mundo a que haga comentarios, Por favor, consulte las intrucciones de openDemocracy para comentarios
Audio available Bookmark Check Language Close Comments Download Facebook Link Email Newsletter Newsletter Play Print Share Twitter Youtube Search Instagram WhatsApp yourData